VIZCARRA Y LA SALUD PÚBLICA

Pedro Francke

El gobierno de Vizcarra ha tomado dos medidas claves frente a la salud pública, referidas a las medicinas y a la universalización del SIS. En relación a las medicinas, recordemos que el grupo InRetail controla hoy el 83% de las ventas de cadenas de boticas. El dueño de InRetail es Carlos Rodríguez-Pastor, el más rico de todos los billonarios peruanos, habiendo acumulado una fortuna de 4,100 millones de dólares. Una investigación de AIS-Oxfam-RedGE encontró que quien va a una de sus tiendas a pedir Naproxeno (un antiinflamatorio muy usado) en un 90 por ciento de veces le van a recomendar la pastilla Iraxen que él mismo fabrica por la que cobran 1 sol 50 céntimos mientras que el genérico cuesta la sexta parte, apenas 25 céntimos. Si pides Losartan para la presión alta InRetail vende la tableta de 50 mg a 3 soles como Losadel cuando el genérico cuesta 43 céntimos y una estimación de costos alcanza apenas 5 céntimos. La azitromicina te la venden como Azitor a 12 soles cada pastilla cuando el precio promedio del mismo remedio en su versión genérica cuesta menos de 2 soles.

El que todas las farmacias y boticas estén obligadas a tener genéricos a la venta es una buena medida, y la App “AhorroMED” te permite desde tu celular buscar medicinas en las tiendas cercanas y te informa los precios (bájensela, aún con sus problemas es útil). Pero la medida del gobierno de Vizcarra solo es para 40 remedios cuando el petitorio oficial del ministerio de salud de medicamentos esenciales tiene más de 900. Además, el decreto de Vizcarra solo vale hasta fin de año, algo absurdo solo explicable por su debilidad frente al lobby farmacéutico a través del MEF. Falta además asegurar que las farmacias de los hospitales y centros de salud públicos estén bien abastecidas de manera permanente, de tal manera que los pacientes no tengan que salir a comprar a una botica privada.  

Sobre la universalización del SIS, el objetivo es bueno pero los medios son malos. Atender a 3 millones de personas más requiere necesariamente presupuesto para las medicinas, los insumos de laboratorio y el trabajo de los médicos y profesionales. Pero el presupuesto para el SIS ha disminuido de 2,274 millones el 2018 a 1,893 millones el 2020, lo que no tiene sentido, sobre todo si partimos de que el año pasado el SIS ejecutó el 99 por ciento de su presupuesto. En general todo el presupuesto de salud es demasiado bajo; es apenas 2,3 por ciento del PBI cuando el promedio latinoamericano es de 4 por ciento y un acuerdo regional auspiciado por la Organización Panamericana de la Salud el 2014 establece que debe ser 6 por ciento del PBI para salud pública. Sin presupuesto no habrá universalización de la salud sino solo colas más largas.

El 2020 se inicia con epidemia de dengue en varias regiones amazónicas y con la amenaza del coronavirus. Hacer frente a esas epidemias, rebajar los precios de las medicinas y universalizar la salud requiere un liderazgo y un presupuesto que hoy están ausentes. Los objetivos publicitados por el gobierno son buenos, pero como dicen, el camino al infierno está cubierto de buenas intenciones.

Foto: Diario El Comercio

Similar Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *