PARLAMENTARIO ANDINO ALAN FAIRLIE SEÑALÓ QUE DEBE DEBATIRSE CÓMO CAUTELAR LA BIODIVERSIDAD SIN PONER TRABAS AL DESARROLLO CIENTÍFICO

Este martes 04 de agosto se llevó a cabo el foro virtual “Debate sobre transgénicos y la moratoria en el Perú”, organizado por el despacho del parlamentario andino Alan Fairlie. Dicho evento tuvo como objetivo reflexionar sobre el impacto de los transgénicos en la producción nacional, salud, seguridad alimentaria y medioambiente; así como las diferentes posiciones sobre la moratoria que existe en el país, y los desafíos frente a los compromisos asumidos para transitar hacia el desarrollo sostenible. 

La conferencia contó con la participación de la Dra. Flora Luna, asesora científica de ASPEC, quien resaltó que, dado que Perú tiene muchos recursos genéticos y desde tiempos ancestrales se realiza intercambio de saberes y de semillas; el liberar los transgénicos puede generar un cambio sociocultural muy peligroso y dramático. Asimismo, hizo referencia a lo que está sucediendo en el mundo respecto a la comercialización, control, investigación y evidencias del impacto de los OMGs en la salud. De otro lado, mencionó que el agronegocio fomentando los monocultivos conlleva a que las plagas se especialicen y deba usarse agrotóxicos y fertilizantes químicos, lo cual erosiona el suelo y produce alimentos con alto niveles de componentes químicos y glifosato, que de acuerdo a la OMS es potencialmente cancerígeno. También resaltó el impacto en los ecosistemas, y los riesgos en la salud pública. Por lo cual, recomendó que debe hacerse un estudio caso por caso, ya que hay evidencia sobre los transgénicos, el glifosato y su correlación con las enfermedades; puesto que el 75% de los cultivos genéticamente modificados son tolerantes al glifosato. En relación con la normativa y regulación sobre transgénicos llamó la atención sobre el nuevo reglamento pro-transgénicos sectorial que viene impulsando el INIA.

Por su parte, el Dr. Eduardo Zegarra, investigador principal de GRADE, destacó el argumento que al Perú no le conviene ser productor de transgénicos por motivos económicos, aparte de los ambientales, sociales, culturales y ecológicos. Señaló que la tecnología transgénica es relativamente nueva como cultivo comercial, concentrado en unos pocos países; lo que puede ser insuficiente para evaluar su impacto a largo plazo, y entre otras dificultades que impiden tener evidencia científica sólida. Además, mostró la evolución y expansión económica y política de los OMGs en el consumo y agricultura a nivel mundial. De otro lado, destacó que este es un negocio de países con agricultura extensiva muy mecanizada, y que está concentrada en pocas empresas, y que cada vez hay menos semillas, en menos manos lo cual es muy riesgoso generando alta dependencia. Dado su análisis, subrayó que, el caso peruano es excepcional en América Latina por haber establecido una moratoria, logrando resistir las presiones políticas, de empresas y de países como Estados Unidos. En este sentido, dado que somos un país megadiverso, recalcó que debe ser aprovechado para especializarnos en productos orgánicos, especiales, de nicho, con la menor contaminación posible, no transgénicos; capaces de exportarlos al mundo. Llamó a una moratoria indefinida, al fortalecimiento de los organismos de control y la institucionalidad; para convertir al Perú en un país de avanzada.

En su intervención el parlamentario Fairlie, señaló que este en un tema muy importante, en particular para países megadiversos como el Perú y los países andinos, por tal motivo es clave discutir no solo el consumo o cultivo de los productos transgénicos y el impacto que pueda tener en la salud, producción, la economía de nuestros países, sino que también hay aspectos centrales que tienen que ver con el desarrollo científico, la bioeconomía, y otras corrientes que se plantean a nivel global.

Indicó que debe debatirse como cautelar la biodiversidad sin poner trabas al desarrollo científico, y tomando en cuenta otros aspectos relacionados a la concentración, las empresas y la propiedad intelectual, la seguridad alimentaria, la nueva normativa y los compromisos que tenemos a nivel internacional, priorizando el interés del país.

Foto: Ecoportal

Similar Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *