La lucha contra la Biopiratería en el Perú

Esthefany Herrera

La Lucha Contra la Biopiratería, problema que aqueja a países megadiversos como el Perú. La biopiratería es una práctica a través de la cual empresas o investigadores utilizan ilegalmente la biodiversidad y los conocimientos colectivos de pueblos indígenas o campesinos de países en desarrollo, para realizar productos y servicios que se explotan comercial o industrialmente sin la autorización de los creadores o innovadores. Estos conocimientos sobre el uso de la biodiversidad, e incluso las propias especies biológicas, fueron patentados en diversas oficinas de propiedad industrial.

En este sentido, en el caso del Perú entre los esfuerzos más conocido se encuentra la labor realizada por Comisión Contra la Biopiratería adscrita a INDECOPI, por su carácter único y pionero en la lucha contra la biopiratería, así como el trabajo que realizan los centros de investigación nacionales, los bancos de germoplasma. De otro lado, la Iniciativa Andino Amazónica de Prevención de la Biopiratería mostró una considerable actividad entre 2014-2016, aunque actualmente no se conocen iniciativas recientes o el trabajo que desarrolla.  La Cancillería también juega un rol importante.

A nivel internacional, la Comisión Nacional contra la Biopiratería ha identificado casos de biopiratería sobre conocimientos tradicionales asociados a recursos genéticos en las solicitudes de patente de diversos países realizando observaciones, presentación de documentos en las oficinas extranjeras y cartas y solicitudes a las empresas involucradas para que modifiquen sus reivindicaciones y ha logrado que las patentes,  sean rechazadas, retiradas voluntariamente o abandonadas por contener conocimientos tradicionales vinculados a recursos biológicos y/o de recursos genéticos. Asimismo, otro esfuerzo destacable es el Registro Nacional Público de Conocimientos Colectivos de los Pueblos Indígenas, el cual debe seguirse fortaleciendo y ampliando.

De acuerdo a lo informado por la Dirección de Invenciones y nuevas tecnologías del INDECOPI se han registrado 6,585 conocimientos indígenas sobre recursos biológicos en el periodo 2006 -2020. Esto representa un importante avance, que debe seguir siendo promovido.

Algunas propuestas

Si bien el trabajo de la Comisión Nacional contra la Biopiratería ha sido sobresaliente (pese a los limitados recursos financieros y humanos que posee); consideramos que este debe ser un eje central para promover el cuidado y conservación de nuestros recursos naturales así como para promover el desarrollo local sostenible e inclusivo, por lo cual se debería diseñar una estrategia nacional que aborde las siguientes acciones:

– Elevar los controles de intercambio internacional de plantas y animales. Para tal objetivo, es clave fomentar la comunicación y coordinación en caso de acceso a recursos genéticos transfronterizos.

– De otro lado, la promoción de la ciencia y la tecnología tienen un rol estratégico en el proceso de transformación, uso y aplicación de la biodiversidad en actividades comerciales e industriales; así como en la biotecnología. Esto podría aumentar el número de patentes presentadas por el Perú y el registro de conocimientos tradicionales y recursos biológicos, y sus usos.

– Aumentar acciones de inspección en la concesión de derechos de propiedad intelectual, verificando que se accedió legalmente a los materiales y conocimientos asociados. Lo cual puede ser reforzado desde una acción regional, en el marco de espacios de integración como la Comunidad Andina, que han abordado estos temas. Esto permitiría incrementar la fiscalización, alcance y labor que realiza la Comisión Nacional de Biopiratería.

– Insistir en acuerdos o contratos con los pueblos para el uso de los conocimientos registrados o depositados, para asegurar la distribución justa y equitativa de los beneficios. Impulsar mecanismos innovadores que permitan asegurar los derechos colectivos de grupos étnicos y pueblos sobre el acceso y uso de recursos de la biodiversidad. Además, se debe fortalecerse los puntos de verificación para el cumplimiento de los requisitos en las solicitudes y trámites de derechos de propiedad intelectual, en particular relacionadas a patentes.

– Promover la sostenibilidad económica, social y ambiental, y una distribución justa de los beneficios de las actividades de producción y comercialización de recursos de la biodiversidad nativa, como plantea el Biocomercio. El Biocomercio debe ser proyectado hacia afuera y hacia el mercado interno, para lo cual es necesario se aborden políticas a nivel crediticio, innovación tecnológica, investigación, entre otras.

– Es necesario un inventario de la Biodiversidad Nativa Peruana, destinar recursos suficientes para los organismos que se encargan de monitorear los intentos de biopiratería, formación de entes especializados en la aplicación de técnicas biotecnológicas para la obtención de productos derivados que se patenten, entre otros.

Si bien existen normas que como parte de la regulación de acceso exigen el consentimiento informado previo y el establecimiento de términos mutuamente acordados, es clave se impulse normas y leyes en favor del reconocimiento de los derechos colectivos de las poblaciones indígenas y nativas. Los procesos de consulta deben responder a los principios del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales. Igualmente, debe concretarse la actualización del Reglamento de Acceso a los Recursos Genéticos a cargo del Ministerio del Ambiente.

De otro lado, a nivel regional en el marco del Régimen Común de Acceso a Recursos Genéticos (Decisión 391), se deberían emprender acciones coordinadas y la cooperación dentro de la Comunidad Andina para la protección, registro y manejo de recursos biológicos. Es importante se promueva la actualización de la Decisión 391, la cual se alinea al Protocolo de Nagoya, y que a nivel del Perú también se culmine la construcción institucional en línea de este acuerdo internacional.

Diversas iniciativas también se pueden impulsar desde la OTCA, para lo cual la cooperación internacional elaboró una propuesta de “Procesos de prevención y combate a la biopiratería con énfasis en el acceso y uso indebido de conocimientos tradicionales asociados a la biodiversidad”, lo cual tendría que ser actualizado y reforzado.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *