Defender la producción nacional de la competencia desleal

Alan Fairlie

Durante el 2019 la producción nacional registró un crecimiento de 2,16%, teniendo como principales impulsores la actividad comercial, telecomunicaciones, agropecuario y servicios prestados a empresas, describiendo una evolución positiva ininterrumpida por más de dos décadas[1].

La industria peruana es una pieza fundamental para el desarrollo de nuestro país, pues representa el 12.7% de PBI nacional, además del 16% de los ingresos tributarios, y abastece el 44% del consumo de los hogares. Por otro lado, es la principal fuente de empleo directo de más 1.5 millones de personas.[2]

Previo al brote del coronavirus en el Perú, la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) estimó que la industria peruana crecería en 4% durante el 2020, debido al incremento de la industria primaria y la industria no primaria y el mayor nivel de transformación[3]; sin embargo, tras el anuncio del estado de emergencia y el establecimiento de la cuarentena, la producción nacional se paró, y con ello se ha puesto en riesgo los ingresos y puestos de trabajo que conforman la masa laboral de esta industria.

No obstante, se ha visto un fuerte incremento en la importación de algunos productos como es el caso de la industria textil y de confecciones, en dónde, de acuerdo con la SNI, entre el 16 de marzo y el 26 de abril, la importación de prendas de vestir se incrementó en 167% en términos de valor y en 135% en términos de volumen. Tendencia que también se presenta en la importación de hilados y tejidos cuyo incremento es de 110% y 86%, respectivamente. Este aumento en las importaciones ha implicado el ingreso de 18 millones de confecciones y 6,6 millones de kilos de hilados y más de 10 millones de metros de tejidos.

Cuadro N°1: importaciones textiles

Fuente :SNI

La mayor importación hace que la industria nacional se vuelva más vulnerable, puesto que esta se viene reactivando de forma gradual y existe un desface en la oferta. Por otro lado, las importaciones ya se encuentran listas para salir al mercado, que se harían a través de los centros comerciales y retail, los mismos que tienen margen y espalda fiscal para poder armar grandes campañas y ventas a créditos que capten la atención y la compra de sus productos, mientras la industria nacional está desprotegida frente a una práctica de competencia desleal.

De otro lado, la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (ACCEP), ha señalado que se encuentra listo para reactivar sus actividades, y que incluso han remitido al gobierno su protocolo de seguridad el pasado 6 de abril, el cual se habría trabajado en base a las experiencias de asociaciones de centros comerciales de otros países de América Latina, con la finalidad de incorporar las mejores prácticas que existen en la región, así como las que se han aplicado en Alemania y China. Entre las principales medidas se encuentran: reducción a la mitad del aforo, toma de temperatura a quienes ingresen y registro de los visitantes[4].

Ante este contexto, es fundamental proteger a nuestra industria nacional, especialmente la industria textil y de confecciones que genera 463 mil puestos de empleo directo, en donde más del 63% son mujeres.  Emporios como el de Gamarra, de los cuales dependen 200 mil familias, han iniciado coordinaciones con el Ministerio de Producción a fin de que sus actividades sean reestablecidas y se diseñe un adecuado protocolo de bioseguridad para tal fin. Esta tarea debe de ser priorizada. Asimismo, se requiere un mayor control y supervisión en los niveles de importación y sancionar todo acto de competencia desleal que amenace la producción nacional.


[1] Informe Técnico – Producción Nacional – N° 02 – Febrero 2020

[2] SNI (2019) Panorama De La Industria

[3] Diario Gestión (13.05.20) Industria peruana crecería 4% el 2020 ante incremento de la industria primaria y no primaria.

[4] Veasé: https://www.confiep.org.pe/noticias/se-aprobo-norma-para-reanudar-actividades-economicas-conoce-que-sectores-estan-listos-para-operar/

Foto:Peru.retail

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *