La epidemia por COVID-19, un problema socio-sanitario y nuestra crisis de salud

Luis Lazo Valdivia – Coordinador Nacional de Foro Salud Perú

La epidemia por Covid-19, tiene sus complejidades en la política como en la salud. Es el centro de la atención mundial, expresa lo complejo que resulta la multidimensionalidad de tener salud, no solo las personas sino la comunidad en su conjunto. El modelo económico neoliberal, y los múltiples ejercicios de su implementación, llevaron a reducir el estado a gusto de cada oligarquía o clase política dominante. La salud no es un derecho, la transforman en mercancía, y nuestros sistemas de salud golpeados permanentemente con magros presupuestos, hasta hacerse ineficientes, insuficientes, y verse “suplicantes” de inversión privada.

La crisis sanitaria que genera la epidemia y sus formas de resolverla en el epifenómeno, obedece a mantener el modelo sanitario peruano, el que nos implantaron desde los 90: reducción del estado, su rol subsidiario, privatizaciones, programas focalizados sobre la población empobrecida por las mismas políticas económicas del modelo. La coyuntura actual, todo esto, no responde a las necesidades reales de salud de la población, el cambio de ministro no modificará el patrón general, ni el de salud, mucho menos el económico, político, social, para ello están sus dos pilares que sustentan la salud que tenemos: Mercantilización de la salud y Privatización del sistema de salud. Ambas, las causas determinantes de la situación de salud de nuestr0 país: un sistema de salud colapsado, desde antes que aparezca el Covid-19. Si no, indaguemos en las poblaciones afectadas por TBC, VIH-SIDA, Dengue, Enfermedades raras, problemas de Salud mental, las morbimortalidades en madres gestantes y puérperas y recién nacidos en todo el país, y un largo etcétera.

Además, consideremos las condiciones de vida y trabajo de los millones de peruanas y peruanos, que en esta hora se ven obligados a suspender sus actividades económicas básicas, sin protecciones sociales, económicas, fundamentales para subsistir diariamente, situación generada sin duda, por el modelo político-económico neoliberal también impuesto, por aquellos que nos convocan a “salvar el país…”

Prestos para ello están los Ministerios de Economía y, la mayoría de veces, los de Salud, quienes a través de una inercia pasiva solo atinan a darnos salud “hasta donde alcancen los recursos”, y por supuesto, eso lo determina el MEF, el BCR y la CONFIEP. Esto mismo lo podemos extender a los demás sectores sociales como Educación, Mujer, “Desarrollo” e “Inclusión” Social, Transporte, Vivienda, Seguridad, y los diferentes servicios públicos que deberían brindarnos.

La pandemia por Covid-19, presionará inusitadamente nuestro empobrecido sistema de salud, y todos los esfuerzos que desarrolle el sector deberían orientarse a cerrar en tiempo récord la brecha de recursos del sistema, que ya habiéndolo señalado la Contraloría desde el 2018, vimos como el Gobierno no movió un dedo para solucionar ello, y más, declara el año 2020 como el de la “Universalización de la Salud”, pero sin presupuesto. Recordemos que, al iniciarse la epidemia y la cuarentena, el gobierno estaba implementando la Política y Plan de Competitividad y Productividad, que tiene un fuerte impacto en las condiciones de vida y trabajo de la población, además de sustentarse en una fuerte inversión privada en infraestructura vía APPs y en consecuencia la privatización de los servicios que de esto se deriven.

Vizcarra señaló el 15 de marzo: “La salud es el bien mas preciado que tenemos todos”, lo lograría si reconstituyera la rectoría, a la vez que incrementara estructuralmente el presupuesto del sector. Ahora estamos enfrentando la crisis Covid-19, pero todas las demás crisis se mantendrán, y será tarea de la ciudadanía, las organizaciones sociales y gremiales, y colegios profesionales de salud unirse en el esfuerzo, evidencias al canto, para instalar un proceso de reforma del sistema de salud peruano, y construir realmente uno que sea universal, integral, equitativo y gratuito, como garantías del DERECHO A LA SALUD de la población peruana.

Foto tomada de: ESSALUD

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *