BREXIT: Sigue el suspenso

Escriben:
Alan Fairlie 
Lakshmi Castillo

Algunos Antecedentes

Las relaciones entre Reino Unido y la Unión Europea (UE) han presentado diversas dificultades a lo largo de los años. En 1973, Reino Unido (RU) ingresa a la Comunidad Económica Europea (CEE), predecesor de la actual UE. Sin embargo, tan solo dos años luego de haber ingresado, se realiza el primer referéndum en Reino Unido para evaluar si deberán quedarse o retirarse de la CEE. (Se quedó en esa oportunidad). En 1993 entró en efecto el tratado Maastricht, por el cual la UE busca la integración de todos los países que la conforman a nivel político y económico incluyendo una política comercial conjunta, ciudadanía común y moneda única (el euro). El Reino Unido no adoptó el euro y continuó utilizando como moneda la libra esterlina.[1] 

Las tensiones entre la UE y Reino Unido continuaron durante los años principalmente con respecto a políticas comerciales, como la prohibición a la comercialización de carne británica en la UE debido a la enfermedad de las vacas locas. También se libró una batalla legal por 27 años entre el Reino Unido y la UE con respecto a que se pueda vender el chocolate inglés en toda Europa.  Los movimientos que apoyaban un nuevo referéndum para la separación definitiva de Reino Unido fueron creciendo.

Brexit

 En 2015, el reelecto primer ministro inglés David Cameron anunció un nuevo referéndum, donde ganó la opción de que Reino Unido abandone el bloque comercial con 51.9%  votos a favor.[2]

Las principales razones por las cuales el Brexit ganó este referéndum  fueron: las razones económicas debido que la UE ha tenido un mal manejo económico desde la crisis del 2008 (de la cual aún no había podido recuperarse) y se consideraba que esto podía afectar a Inglaterra, el creciente nacionalismo e independentismo entre los ciudadanos y por último, la percepción de los ciudadanos que el Brexit sería una medida contra la elitización política y contra la industria financiera que ha causado diversos problemas en el Reino Unido.[3]

Cabe mencionar que el artículo 50 del tratado de la Unión Europea indica el procedimiento para que un país se retire voluntariamente de la UE. El 29 de marzo de 2017 la primera ministra Theresa May invoca este artículo y presenta formalmente la intención del Reino Unido de abandonar la UE al consejo europeo. Esto iniciaría el periodo de dos años que tendría Reino Unido para retirarse oficialmente de la UE , para negociar cuánto tendría que pagar el Reino Unido a la UE por abandonar el bloque; qué pasará con los ciudadanos ingleses que viven en el resto de la UE; cómo se manejará la frontera entre las Irlandas[4]; la independencia de política comercial de Reino Unido, entre otros temas. Theresa May negoció por dos años con el parlamento europeo un “acuerdo de retiro”, sin embargo, este fue rechazado en dos oportunidades por el parlamento británico y May tuvo que pedir una prórroga para la salida del Reino Unido de la UE. La nueva fecha de salida asignada sería el 31 de octubre del 2019. Ante la imposibilidad de seguir negociando, Theresa May renuncia a su cargo como primera ministra. En julio del 2019 Boris Johnson asume el cargo de primer ministro.

Últimas negociaciones

El nuevo primer ministro presentó algunos detalles de su “acuerdo de retiro” en una conferencia bajo el slogan #GetBrexitDone, donde indicaba que el Reino Unido se retiraría de la UE el 31 de octubre del 2019 y que habría un periodo de transición para que esto suceda hasta el 31 de diciembre del 2019. Aseguró que el  1ero de enero del 2020 el Reino Unido abandonaría todas las instituciones de la UE incluyendo el mercado común, lo cual le permitiría a Inglaterra negociar sus propios acuerdos comerciales, tener sus propias políticas migratorias y de regulación al comercio. Sin embargo, uno de los problemas claves de Johnson al igual que lo tuvo May es el de las dos Irlandas. Irlanda del Norte, la cual forma parte del Reino Unido, y la República de Irlanda libraron una guerra interna por 30 años entre unionistas e independistas que culminó el 10 de abril de 1998 mediante la firma del Acuerdo de Viernes Santo. Entre algunas medidas adoptadas por este, se acordó nunca poner una barrera física entre las dos Irlandas.  Sin embargo, como se mencionó anteriormente, cuando el Reino Unido abandone la UE, Irlanda del norte también lo hará y se teme qué si se impone una barrera física o se impide la libre movilización entre las dos Irlandas, los antiguos conflictos resurjan. Ante esto, Johnson indicó que definitivamente no habrá una barrera física, e indicó que Irlanda del Norte conservará las regulaciones de la UE y la libre movilidad de personas por cuatro años donde posteriormente el parlamento de Irlanda del Norte votará si quiere continuar con las regulaciones de la UE o desea adoptar las del Reino Unido.[5]

De no lograrse un “acuerdo de salida” el 31 de octubre el Reino Unido abandonaría las instituciones europeas, quedaría en el aire la situación comercial entre Reino Unido y el bloque comercial. Y, no se establecería el monto que el Reino Unido debe pagar a la UE por esta separación, como indica el Artículo 50 del tratado de la UE.

A su vez, también dejaría la Unión Aduanera y el mercado único, lo cual significaría que el Reino Unido en primer lugar no tendría acuerdos comerciales con la UE y tendría que empezar a regir su comercio con este bloque bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) por lo cual pagaría las tarifas de Nación Más Favorecida (NMF) haciendo sus productos más caros y menos competitivos en el mercado. Esto también afectaría a Inglaterra en cuanto al abastecimiento de productos ya que el 30% de sus alimentos provienen de países europeos y también por la demora del transporte de productos por los chequeos en fronteras. Otro tema que se debe resaltar son los inmigrantes británicos que viven en países de la UE y los ciudadanos de la UE en Inglaterra, cuya situación migratoria no quedaría clara y podrían ser deportados.  Por último,  el tema clave de  las fronteras entre las Irlandas quedaría sin solución.[6]

Johnson ha tenido diversos problemas con el parlamento británico debido a su meta de sacar al Reino Unido de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo. Ante la preocupación de las consecuencias antes mencionadas que tendría un Brexit sin “acuerdo de retiro” el parlamento aprobó la   “Ley de Benn” que obligaría a Johnson a pedir una prórroga de 3 meses a la UE si es que no se llega a un “acuerdo de retiro” aprobado.

Este 17 de octubre Johnson y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, después de una conversación telefónica anunciaron que se ha aprobado un “acuerdo de retiro” entre ambos. Juncker expresó que “Este acuerdo es un compromiso equilibrado entre la UE y el Reino Unido”. Sin embargo, este acuerdo debía ser aprobado por el parlamento europeo en Bruselas y también por el parlamento británico, la decisión final de este último genera incertidumbre debido a que Johnson ha perdido su mayoría en el parlamento. De ratificarse este acuerdo entraría en vigencia el 1 de enero del 2020.

En este nuevo “acuerdo de salida” se han mantenido los mismos términos que negoció May. Sin embargo, se han dado cambios sustanciales en cuanto a los ciudadanos europeos que ya se encuentran en el Reino Unido los cuales mantendrán sus derechos. Sin embargo, para los nuevos migrantes tanto el Reino Unido como la UE deberán establecer sus propias reglas migratorias. Por el lado, de las dos Irlandas se ha continuado con el plan de Johnson de no establecer una frontera física, que Irlanda del norte continúe con las reglas comerciales de UE  y que en cuatro años vote si es que desea continuar con los reglamentos de la UE o no. La relación comercial en la cual el Reino Unido abandonará la UE será como socios comerciales con un Acuerdo de Libre Comercio con aranceles nulos. [7]

El 19 de octubre la cámara de los comunes aprobó la enmienda de Letwin la cual obliga a retener el apoyo al “acuerdo de retiro” hasta que se apruebe una legislación para promulgarlo. El 22 de octubre se reunieron en la cámara de los comunes los parlamentarios británicos, estos votaron a favor de una segunda lectura[8] del “acuerdo de retiro”.[9] Luego se votó por la aprobación del programa[10] propuesto por Johnson que intentaba que efectivamente el 31 de octubre el Brexit ocurra. Sin embargo, este fue rechazado.[11] Johnson envió la petición a la UE para una prórroga del Brexit. El 28 de octubre el Presidente del Consejo Europeo informó que la Unión Europea ha aceptado el pedido del Reino Unido de extender su salida de la UE al 31 de enero del 2020.[12]

Implicancias

Es un golpe duro al paradigma de la integración que representaba el modelo europeo, y que sirvió de referencias a varios procesos de integración en el mundo. Abre una redefinición de las relaciones no solo en el viejo continente, donde hay dramáticos cambios políticos en diferentes países. Podría ser un aliciente a otros países o regiones que reclamen autonomía para salir del bloque, o al interior de varios países europeos.

En cuanto a los efectos que el Brexit tendrá en Perú. El Ministerio de Comercio y Turismo (MINCETUR) negoció que la relación comercial entre Perú y el Reino Unido se regirá bajo el reglamento del acuerdo comercial con la UE hasta que entre en vigencia el TLC suscrito en mayo de este año por ambos países.[13]. En otras palabras, no pasa nada.

Foto: Reuters


[1] History (2019). The history of Brexit. Véase: https://www.history.com/news/the-history-behind-brexit

[2] Ibid.

[3] Forbes. 3 Reasons why Brits vote for Brexit. Véase: https://www.forbes.com/sites/johnmauldin/2016/07/05/3-reasons-brits-voted-for-brexit/#652b647e1f9d

[4] El problema de las dos irlandas reside en si se establecerá una barrera física entre Irlanda del Norte que pertenece al Reino Unido y también abandonaría la UE y la República de Irlanda la cuál es un país independiente.

[5] Conferencia del partido conservador de Boris Johnson. Véase:https://www.youtube.com/watch?v=tlvK7XLNXNU

[6] BBC (2019) ¿Qué es el Brexit duro, el centro de la disputa entre Boris Johnson y el Parlamento británico?  Véase: https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw

[7] UE (2019). Political declaration setting out the framework for the future relationship between the European Union and the United Kingdom. Véase:https://ec.europa.eu/commission/sites/beta-political/files/revised_political_declaration.pdf

[8] Una segunda lectura representa el primer paso para que una ley sea debatida en el Reino Unido. Si esta es aprobada pasa a la etapa de comité

[9] Cámara de los comunes twitter. Véase: https://twitter.com/HouseofCommons/status/1186707913999601669

[10] El programa establece las sesiones en las cuales se debatirá el proyecto de ley.

[11] Cámara de los comunes twitter. Véase:  https://twitter.com/HouseofCommons/status/1186712259361476615

[12] Donald Tusk twitter. Véase: https://twitter.com/eucopresident/status/1188748108764721152

[13] Acuerdos comerciales. Véase: http://www.acuerdoscomerciales.gob.pe

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *