Ecuador señala el camino

 Alan Fairlie

Este 1ero de octubre el presidente de Ecuador Lenin Moreno dio un mensaje a la nación anunciando 6 medidas económicas y 13 propuestas de reformas que el gobierno aplicaría a estas, las cuales se les ha conocido como el “paquetazo” (ver Cuadro 1). Estas medidas fueron parte de los condicionamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI) por el acceso a créditos de 4,200 millones de dólares en tres años, el cual fue acordado en febrero del presente año (de estos, 900 millones ya fueron entregados).  Volvemos a los ajustes de la década del ochenta del siglo pasado, siendo Argentina la víctima previa.

Fuente: Mensaje a la Nación del Presidente Constitucional del Ecuador Lenin Moreno. (01.10.19).

El FMI ha manifestado que estas medidas adoptadas tienen el fin de volver a Ecuador un país más competitivo internacionalmente, elevar su crecimiento y crear más empleo. El préstamo fue solicitado para aliviar la crisis de liquidez que presentaba el gobierno ecuatoriano debido al sobre endeudamiento y el déficit fiscal. Como se observa en el Gráfico 1, la deuda externa e interna sumaban en promedio el 45.3% del PBI de Ecuador en el 2019. También se observa la tendencia creciente de la deuda. Del 2009 al 2019, la deuda casi se ha triplicado (a marzo del presente año).

¿Qué sucedió en el período anterior?

Durante el período del boom de las materias primas, se beneficiaron todos los países primarios exportadores, entre ellos Ecuador. Ante este escenario, se optó por una política de aumento del gasto público especialmente en infraestructura. En 2014, ante la caída de los precios internacionales y la economía dolarizada de Ecuador, que no permite ajustes monetarios, las épocas de crecimiento económico de este país llegaron a su fin. Si bien la deuda de Ecuador era del 16% de su PBI en el 2009, la tasa de crecimiento acumulado de la deuda de Ecuador desde ese año hasta el 2017, fue de 13%.

¿Cuáles han sido las consecuencias de este “paquetazo”?

La primera medida económica se hizo efectiva desde el día 4 de octubre de 2019 y forman parte del decreto 883.[2] El subsidio a los combustibles fósiles en Ecuador ha estado vigente hace 47 años, la decisión de eliminar este subsidio de forma inmediata al día siguiente a que el presidente Moreno firmara el decreto 883 levantaron a la población que se encontraba totalmente en contra de esta medida ya que esto conllevó al alza de los combustibles en hasta un 123%. Afectaba especialmente a las personas de bajos recursos, ya que el alza de combustibles no solo impacta los precios del transporte privado y público, sino también eleva los costos de todos los productos, medicinas, alimentos, etc.

El presidente Moreno decretó estado de excepción en todo Ecuador, debido a las fuertes protestas en diversas ciudades del país. Las clases escolares son suspendidas y los enfrentamientos entre los civiles y la policía cada vez fueron más violentos. Posteriormente, el movimiento de pueblos indígenas de Ecuador anunció que iniciaría una huelga a nivel nacional, y marchan con dirección a Quito. Ante esto, Moreno traslada la sede del gobierno a Guayaquil. Las manifestaciones continúan, volviéndose cada vez más violentas, con saqueos y violenta represión.

El 11 de octubre, el presidente Moreno llama en cadena nacional al dialogo invitando a los dirigentes indígenas a negociar. Dos días más tarde se deroga el decreto 883. 

Estas protestas han dejado 7 muertos, 1,340 heridos y  más de mil detenidos. Ahora, se debe esperar cuáles serán los resultados de la negociación del gobierno y los pueblos indígenas ya que se deben tener en consideración las condiciones que establece el FMI.

¿Lecciones aprendidas?

Es difícil esperar resultados diferentes, al implementar políticas similares. Las políticas de “ajuste” del FMI en los años ochenta, generaron inflación y recesión, para pagar la deuda. En Europa ocurrió lo mismo, cuando les tocó probar la medicina a países como España y Grecia.

En el pasado intervenía el Banco Mundial, en la condicionalidad cruzada para las “reformas estructurales”. La novedad es que ahora el FMI está haciendo sólo la tarea. Las reformas para la “competitividad y productividad”, son similares a las que se plantean para el Perú y otros países de América Latina. La profundización del modelo en curso solo polarizará la situación. Los tecnócratas y gobernantes ortodoxos siempre subestiman la reacción del pueblo. Deberían recordarlo antes de seguir con la misma receta, tratando de implementarla al “caballazo” en la región.

Foto: REUTERS


[1] Los datos del 2019 corresponden hasta el mes de marzo

[2] Registro Oficial Suplemento 52. Véase: http://apel.ec/biblioteca/decreto-883-2019-reforma-al-reglamento-sustitutivo-para-la-regulacion-de-precios-de-derivados-de-los-hidrocarburos/#

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *