Artículo publicado en La Mula

Alan Fairlie Reinoso

PPK ha perdido toda legitimidad. Se salvó de la vacancia no porque no hubieran razones para la misma, sino por evaluaciones políticas de bancadas del Congreso que lo pusieron como representante de la democracia frente a una dictadura potencial, ya que Fuerza Popular, siguiendo el mecanismo constitucional (en caso hubieran renunciado los vicepresidentes) asumiría el poder para convocar a elecciones. Desconfiaban que cumplieran el proceso, y se temía completaran un asalto al Tribunal Constitucional y la Fiscalía.

El indulto a Fujimori como pago al voto por la no vacancia, no sólo ha cambiado dramáticamente el escenario, sino que añade una traición mayor al electorado, y muestra un todo vale de quien no muestra escrúpulos, aún con su gente.

Esto no reconcilia, sino polariza al país. La única posibilidad de PPK es una alianza subordinada, de sobrevivencia con Fuerza Popular, para cubrir la impunidad y el indulto. Una defensa del modelo que buscarán los poderes fácticos otra vez en aras de la “gobernabilidad”, profundizándolo con medidas de flexibilización laboral, reducción de estándares ambientales, la privatización de lo que queda de empresas públicas y las mismas políticas públicas con APPs y alianzas público-privadas, con la criminalización de la protesta y la represión.

PPK debe irse, renunciando o con una nueva acción congresal, esta vez concertada. La República está al borde del abismo, en vísperas del Bicentenario. Mantenerlo a toda costa, buscará consolidar la captura del Estado por intereses privados y extranjeros. El tema no sólo son las empresas brasileras, sino el compromiso con los capitales del sur, y su presidente electo que pone en riesgo la seguridad y soberanía nacional (entrega de territorios en la frontera, incluidos).

No hay legitimidad, ni credibilidad. Persistir por ese camino, sólo agudizará los enfrentamientos y la airada y justificada respuesta que se inició en plena navidad y que aumentará cada día. Si se reprime en el corto plazo, sólo se alimentará una respuesta violenta más adelante. Difícil que acepten ser ministros, los hombres y mujeres representativos que se necesitan para asegurar un gabinete de unidad nacional, en estas circunstancias. PPK debe dar un paso al costado, o será sacado malamente.

Quienes impulsan su proyecto de profundización del modelo, que ganen las nuevas elecciones y lo implementen si el pueblo los favorece con su voto. Los sectores alternativos al modelo vigente económico y social, plantearán una nueva constitución para refundar la República, que sea el soberano el que decida.

Busquemos una salida democrática y pacífica a la crisis

No es hora de recriminaciones mutuas, la población juzgará tácticas y posiciones de partidos y congresistas, en la coyuntura.

Se requiere la convergencia de un amplio espectro de fuerzas políticas y sociales progresistas y de izquierda, que asuman la tarea de la reconstrucción económica y moral de la República.

Presentar al país, un programa que permita afrontar con éxito los desafíos del siglo XXI. Los jóvenes de la generación del Bicentenario que hoy colman calles y plazas del Perú, tienen la palabra.

Foto Difusión: Congreso Perú

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *